• Registro del reconocimiento, evaluación y control de los niveles de iluminación en todo el centro de trabajo.
  • Renta del equipo para realizar estas mediciones.
  • Exámenes médicos de los trabajadores expuestos a un deslumbramiento o un deficiente nivel de iluminación.
  • Aviso por escrito a todos los trabajadores sobre los riesgos que pueden provocar el deslumbramiento o un deficiente nivel de iluminación